Para cerrar el mes de la visibilidad trans, nos encontramos con Magnolia Coronado, una tapatía que ejerce como abogada en la CDMX, para conversar un poco acerca del marco legal en México para el colectivo y las dificultades a las que (aún) se enfrenta la comunidad transgénero y transexual en nuestro país.

J: ¿Cómo estamos en México respecto al trámite de cambio de género ?

M: Actualmente es un trámite burocrático más. Yo no sabía por ejemplo, que podría ser tan sencillo un cambio de documentación. En su momento creía que tendría que ir a juicio, que yo como abogada tendría que llevar mi propio caso para poder concluir con la transición.

Lo realice en la ciudad de México, todo fue muy sencillo. Regresé a Guadalajara para realizar el cambio de nombre para mi titulación pues estaba terminando la carrera. Muchos profesores y compañeros me aplaudieron el haber logrado realizar con éxito ese trámite y poder llegar a recibir mi título con el nombre de Magnolia.

J: ¿Qué opinas de la manera en que se visibiliza a la comunidad trans en los medios de comunicación?

M: Creo que aun se presenta un ideal erróneo o distante a la realidad. En México aún existen muchos estigmas sobre identidad de género y se tiene esta batalla eterna respecto a que «el género con que naces es el género que eres». Existen casos de mujeres trans se siguen siendo tratadas como «señor». La comunidad trans en México aún vive en el cliché y la marginación.

J: ¿Consideras que la visibilidad de las celebridades trans como Andreja Pejic, Laverne Cox o Caitlyn Jenner apoya a la comunidad?

M: Creo que algunas han sumado algo de realismo a lo que es ser una persona trans y la proximidad que puedes tener con la comunidad. Que no somos individuos aislados, que existimos y que hasta podemos tener un papel en una serie de netflix o una portada en una revista. Personalmente, creo que si hace falta ver más rostros cotidianos.

J: ¿Las reformas dentro del marco legal en México han impactado el contexto laboral y de salud para la comunidad trans?

M: En mi experiencia creo que puedo considerarme afortunada. De entrada al ser abogada, sé que nadie podía pasar por encima de mí, pisotearme o discriminarme. En marzo del 2015 me entero que el cambio de género ya era posible con tan sólo ir a un registro civil. Este trámite tiene tres condiciones: uno, que vivas por más de seis meses en la CDMX; dos, que fueras mayor de edad y tres, que estuvieras cien por ciento segurx de realizar el cambio de nombre.

Las dificultades que se presentan en algunos casos son por ejemplo, cuando quieres cambiar tu nombre en la cédula profesional. Las instituciones no están preparadas y no tienen el trato adecuado hacia las personas trans. Otra situación que se presenta por ejemplo, aquí en Guadalajara cuando vine a cambiar mi acta de nacimiento aun presentándoles la expedida por la CDMX, el trato por parte del registro fue nefasto.

J: ¿Las leyes mexicanas sí protegen a la comunidad trans?

M: Entre más conozca una persona sus derechos, más protegida está, pues tiene armas para defenderse. Yo sé que estoy protegida y todas las personas trans deberían saber que la ley las protege. La marginación no es una opción.

J: México es el segundo país en crímenes de transfobia. ¿Cuál es la lucha que continua en el país para enfrentar esta situación?

M: La educación. Creo que el contexto actual está trasgrediendo muchos esquemas y estamos frente a una generación más incluyente, sin embargo, las generaciones más grandes continúan con esta semilla de odio y la transmiten a los más pequeños. La única manera de combatir eso es la educación.

J: Y en lo internacional ¿Cuál crees que es la lucha vigente?

M: El odio existe en todo el mundo, lo vemos a diario en las noticias. Creo que el odio por más educación, visibilidad y marchas siempre va a existir. Es un tema de humanidad. Lamentablemente siguen sucediendo en países primer mundo ataques a la comunidad, no sólo trans, y todo está basado en el odio a lo diferente. Nos falta empatía, amor, unión.

J: Entonces, a pesar de todo esto, ¿si es un buen momento para transicionar?

M: Las oportunidades existen, la ley existe, los espacios existen, más que nunca urge la visibilidad. Creo que algo crucial de esto es ser la mejor en lo que una persona se proponga, así sea una estilista, una sexo servidora, un intendente, una abogada, un doctor… no importa, mientras se tenga ese mérito personal y amor propio.

J: ¿Qué le recomendarías a las personas que quieren realizar su transición y no se animan por miedo a no encontrar un lugar en la sociedad, no ser aceptadxs, a perder el amor… ?

M: La sociedad nos ha indicado que debemos ser personas vacías, que sigamos moldes y que bajemos la cabeza ante los depredadores. Quieren que nos mantengamos vulnerables y tristes.

Si tú quieres seguir escondiéndote sin mirar al espejo para darte cuenta que no eres la persona que está del otro lado, adelante, estás en todo tu derecho; pero si quieres dar el paso, hazlo, no pierdes nada y lo ganas todo. Si quieres dar el paso debes hacer las cosas bien desde el principio, esto es ir con un buen doctor, un buen psicólogo.

Da miedo, da muchísimo miedo de cómo pueda reaccionar tu familia, tu pareja, la sociedad… o que todo lo que haz construido se vaya al caño, pero es el riesgo que tomamos siempre con las decisiones que tomamos en la vida.

Si vas a dar el paso, debes hacerlo por ti. Sin importar si vas a perder a tu pareja, esa persona estará contigo transiciones o no. Lo laboral seas o no seas trans es una batalla del más fuerte, así que necesitas cultivarte. La familia es donde más pega, pero si es una familia con valores y unida con amor, el apoyo ahí va a estar siempre.

 

 

Facebook Comments