Bren de Alba ilustradora tapatía, nos cuenta sobre sus piezas; que la inspira y como es su proceso creativo.

Jauría: ¿Cómo es tu primer contacto con el arte?

Bren: Desde chica he sido muy inquieta, de hecho, fui la inquieta de la casa, la que le sacaba canas verdes a mi papá. Le hablaban a mi mamá desde el kínder, me cambié el nombre porque no me quería poner la bata. Así, me llamaban, escuela de monjas también, entonces… digo, rebelde, pero me divertí mucho. Y, mi mamá fue artista plástica, a la mejor por ese lado agarré la sensibilidad y, creo que lo hacía por, pues no sé, creo que era como una necesidad así de expresión.

J: ¿Qué es lo que quieres expresar?

B: Pues no sé, pero hoy que ya soy como más adulta, me doy cuenta que he tenido, de lo que he hecho, son como etapas. De lo que he vivido, pensaba que no tenía como tanta consistencia en los temas que llevaba, pero me di cuenta que es porque son etapas de mi vida, por eso, a la mejor tiene consistencia durante los tres meses de trabajo y después cambia, porque cambio y voy cambiando como el tema de lo que estoy haciendo.

J: ¿Hay algo que siempre esté presente en tus ilustraciones?

B: Casi siempre hay rostros y hay como niños y mujeres en lo que hago. No sé pero es algo que me llama.

J: ¿Desde cuando empiezas a dibujar mujeres y niñxs?

B: Va con esta evolución. Tengo ya un rato que dibujo rostros de mujeres que me han dicho, que la mayoría…  estoy dibujándome a mí misma. Digo yo no me daba cuenta, o tal vez sí…  tengo un tatuaje  de una ilustración que yo hice, hay gente que dice que se parece a mí. Digo, no sé, no lo hice como de forma intencional. También tengo un proyecto llamado ellas y son de las mujeres que han estado cerca de mi vida. Como mis mejores amigas o de mujeres que de cierta forma me atraen visualmente.

J: ¿Cómo describirías tus ilustraciones?

B: Normalmente es visual y armónico. Tengo algunas piezas donde meto como niñxs fantasma y de repente se ven como demonios, pero creo que es algo como muy armónico a veces, normalmente es como muy armónico, o sea, trato que sea… bueno, no trato, simplemente sale muy armónico.

J: ¿Cuál crees que es el momento donde te sientes más inspirada?

B: Antes de tener a mi hijo, era como a las cinco de la mañana, mi café enorme, cigarro y me ponía a pintar a esa hora. Ahora, mientras duerme y cuando puedo o ya necesito hacer algo, sacar algo… igual a veces me lo amarro en el canguro y me pongo algo y él así como haciéndome paro, como para trabajar un poquito.

 

J: ¿Algún mensaje que quieras darle a los lectores de jauría?

B: Siempre hagan lo que les apasiona y sean muy libres en eso. Que se aferren a lo que les guste y lo que les hace feliz. Necesitamos gente que sea feliz trabajando, que sean felices haciendo lo que hacen.

Facebook Comments