Llevo algunos meses con mi pareja pero todavía no hemos tenido sexo, ¿cómo sé si estoy lista?

Fabiola, 20

¡Hola! Decidir tener sexo es una decisión importante y con la que tenemos que revisar varios factores. Peeero, tampoco es la decisión más importante de tu vida. A lo que me refiero es a que generalmente se asocia “la primera vez” con una idea de “perderla virginidad. Y la verdad es que no se pierde nada, ni tampoco marca el inicio de tu vida sexual, porque la vida erótica comienza desde antes, con nuestras propias fantasías, deseos, con los primeros besos o incluso con la primera caricatura o película que te hizo cosquillas allá abajo.

Ahora que ya le quitamos el peso de todo el universo a la decisión de tener sexo por primera vez comencemos a ver qué cosas sí sería bueno revisar.

Lo primero que hay que tomar en cuenta es el consentimiento. Cuando se habla de cuidar el consentimiento, generalmente se refiere a buscar la enunciación explícita de que alguien desea y acepta tener alguna práctica sexual. Pero en este caso, me refiero específicamente a buscar tu propio consentimiento, o sea, pregúntate si es algo que tú genuinamente quieres. A veces se avanza en las prácticas sexuales porque sentimos algún tipo de presión: porque ya llevamos un buen tiempo con la pareja, porque “soy la única que no ha tenido sexo”, porque ya estoy en edad, entre otras.

Hazte la siguiente pregunta: ¿tengo ganas de tener sexo? Si tu respuesta es: “mmm, sip”, revisa si hay otros motivos, además de quererlo, para querer tener sexo. Por otro lado, si tu respuesta es “¡Sí! Desde hace rato que quiero. Sí. ¡Claro! ¡Súper sí se me antoja muchisísimo!”, entonces parece que tienes tu consentimiento.

Lo segundo que hay que considerar consiste en preguntarte cómo está la comunicación con tu pareja. ¿Qué tan en confianza te sientes para hablar de temas sexuales? Si te da pena preguntar o comentar algunas cosas, quizá deban de trabajar primero en eso. Es importante que la comunicación esté lo suficientemente abierta para poder tener conversaciones antes al respecto, por ejemplo sobre cómo se van a cuidar de infecciones de transmisión sexual o de embarazos no planeados; para poder tomarse el tiempo que requieran; para que puedas decir ‘no’ o ‘espera’  en caso de que dudes y que lo respeten; o para poder comunicar lo que les va gustando y lo que no.

Recuerda que es un proceso que puede necesitar de varios encuentros o intentos, no tiene que ser en una misma noche. Y esto es algo que también deben de cuidar. No hay prisa, y al tomarse el tiempo necesario (sea dos noches o 3 meses), abre el espacio para que vayan diciendo cómo se van sintiendo en el proceso.

Si te sientes lista para reconocer qué es lo que tú quieres, para hablar de lo que sea necesario para cuidarse y protegerse, para compartir sus dudas, inseguridades y deseos, entonces quizá estás en un buen momento para tener sexo. Escucha tu cuerpo y el de tu pareja. No olvides que siempre puedes platicar de esto con ellx o con otra persona cercana. ¡Mucha suerte y deseo que cuando te sientas lista sea un proceso muy placentero y divertido!

Facebook Comments