En vista de los últimos eventos en Game of Thrones, no puedo evitar preguntarme: ¿por qué la gente ama a Daenerys mientras y qué yo no puedo evitar pensar en su peluquita? ¿Será que ahora la quiero?.

¿Por qué hay gente a la que le gusta Daenerys Targaryen de Game of Thrones (GOT)? ¿Por qué la Madre de Dragones, Rompedora de Cadenas, Reina de Meereen, etc. etc. es tan popular? ¿Por qué hay personas poniéndoles “Khalessi” a sus hijas?

Cuando comenzó GOT intentaba comprender cómo había personas que se emocionaban mucho con la línea argumental de los Targaryen, porque a mí, desde el principio, la peluquita blanca de Emilia Clarke se me hacía más falsa que las botargas de la televisión mexicana y me impedía tomarla en serio (cosa extraña, el pelo de Cersei Lannister en forma de pretzel no me importaba).

Como persona de valores familiares and stuff, yo amé incondicionalmente a la manada de lxs Stark: honorables, leales a sus principios y defensorxs de la justicia. Incluso tuve un crush hacia lxs Tyrell y los escotes de Margaery, prefería a lxs Lannister por encima de la mother of dragons con todo y que son una bola de leones egoístas y ambiciosxs.

Daenerys o la Khalessi (como la conocíamos en las primeras temporadas) ya tenía todo para ser odiada y encima de eso se convierte en madre de tres dragones (tema muy sensible actualmente), se subió a su ladrillito y desde ahí se volvió una hueva: que no le toquen a los dragones porque se me altera, que los dragones andan rebeldes quemando gente. La gente se subió al tren del mame de los dragones y todo su merchandise: que si la sangre de dragón, que la Rocadragón, que si la Mother of dragons, que si el Vidriagon o que si Dracarys.

También debemos considerar el hecho de que tal vez está loca #likefatherlikedaugher pero ¿no lo estarían ustedes si son vendidxs como esclavxs por su propio hermano y después les da un síndrome de Estocolmo con su marido, a.k.a. Jason Momoa, a.k.a. Aquaman? (I don´t blame you there, Dany)  #nomamarconmomoa.

Luego vinieron temporadas donde Dany no hacía nada, una huevita ver sus escenas, siempre estaba en el desierto, caminaba y caminaba y caminaba (algo que ya no ocurre en esta nueva temporada donde los personajes se teletransportan a todos los reinos en un mismo episodio, casual). Luego se convirtió en una dictadora, colonialista y autoritaria, quemando personas cada episodio.

La forma en la que el personaje de Daenerys, al menos en la serie televisiva, ha sido escrito y dirigido a lo largo de siete temporadas a veces es muy dramática y exagerada, como telenovelas old school, como Verónica Castro a la Rosa Salvaje, y eso era lo que estábamos necesitando (give me my telenovela, my Adela Noriega, my Aracely Arambula!)

Después de un tiempo comencé a entender porqué Dany es atractiva para la gente. Ella representa a las personas que han sido mallugadas por la sociedad, a las que por designio o tradición estaban destinadas a ser nada, o que lo perdieron todo en la infancia y se construyeron a sí mismxs. Esta historia pega. Ella es Marimar, María la del Barrio y María Mercedes, pero con tres dragones en lugar de Pulgoso.

¿Cuántas veces hemos sido el extrañx, el nuevx, el extranjerx, que tiene que comenzar desde cero y soñamos con chingarnos a todxs lxs que nos hicieron daño? #backthere. Daenerys comienza como Marimar, levantando las perlas del lodo con la boca y luego cobra venganza como Bella Aldama.

Aunque sea en la fantasía, Danerys es una representante de la diversidad, una outcast que pudo llegar a gobernar, representa a lxs gays, a lxs trans, a las drags, a las mujeres, a los que se sienten diferentes en el mundo, a todxs lxs que quieran hacer su cosplay con crop top y peluquita blanca y a los que decidieron tener iguanas por mascotas a pesar de que sus padres les dijeron que no.

She grew on me, me fue ganando y me pude ver en ella. Hay en mí una parte que sueña con chingarse a Fabiola la que me tiró la mochila por las escaleras en la secundaria o tirar huevos a la casa del vecino que le aventó un cohete a mi perro, en el ´99.

Ahora puedo aceptar que me cae bien, lets face it: la morra cree en sí misma, es independiente, es fuerte AF. A pesar de todo lo que le ha pasado, como en el último episodio #dontwanttotalkaboutit, ha podido levantarse una y otra y otra y trescientas veces. I got you there  y te quiero poquis y te acompaño en tu dolor de madre. #spoiler.

Danerys nos dice: “Started from the bottom now we are here”. Dany es Lady Gaga, y es la madre de los pequeños monstruos. Es inspiradora, es aspiracional, es la Beyonce de Westeros, de ser esa niña sin brassier y vestidito lila vaporoso en la primera temporada a ser la morra del vestido S&M con tres* dragones fully grown en temporada siete. Más como Rihanna y Kesha regresando #slaying con nuevo disco después de sus incidentes.

Daenerys antes era Bibi Gaytán y ahora es La Tesorito, antes era mi Pequeña Traviesa y ahora regresa a Westeros como La Madrastra. Para que tenga su final de telenovela solo le falta encontrar el verdadero amor, necesitamos un Fernando Colunga para nuestra Edith González. Yo sí hincaría mi rodilla ante ella #winkwink

 

Facebook Comments