En el «Taller de Orgasmos: Placer Femenino», descubrí que sólo necesitaba de mí y de una buena técnica para lograr toda una REVOLUCIÓN.

Quince cuerpos jadeantes, ojos en blanco, sonrisas en boca y unos cuantos gemidos que no se pudieron contener. No, no dejes de leerme. Esto no es un relato erótico, pero estoy segure de que te puede interesar.

Tengo un (incómodo) recuerdo de cuando estaba en primero de secundaria. Era por allá del 2009, donde todavía se medio usaba eso de comprar revistas pornográficas en la esquina de la cuadra. Los clientes más frecuentes eran mis compañeros de clase. Tenían todo un locker lleno de pornografía y platicaban de cómo se masturbaban, bueno, hablaban hasta de los concursos de masturbación que hacían. Yo me acuerdo muchísimo de que para mí y mis amigas ese era un tema súper escandaloso ¡¿Masturbación?! Asco, esas chochinadas eran para niños (¡Oh ilusas, e iluse!).

Durante mi niñez, mi mamá siempre fue muy “políticamente abierta” (¿existe ese término?) con respecto a los temas de sexualidad, lo cual me ayudó a desarrollarme sin tapujos en comparación al resto de mis compañeras… pero, ¿masturbarme? no ¡Qué oso! Digo, sabía que hay formas de sentarme o moverme que bueno, se sentía “rico”, pero la vulva… esa era sólo para orinar, o eso creí hasta que una buena amiga me abrió los ojos.

Tengo 21 años, y hasta este 6 de mayo del 2017, sólo había intentado masturbarme una vez y mis resultados fueron poco placenteros. Hablo de esta fecha porque fue justo el día que asistí en Cuerpos Parlantes al “Taller de Orgasmos: Placer femenino”, un taller para vulvas impartido por Alicia Delicia (@alicia_esme), que bueno, déjenme contarles.

Todo inició con quince mujeres (soy de género no binario, pero me hice presente como mujer política) en una sala. Nos hablaron de nuestra vulva, sus partes y la diversidad de vulvas que existen. Podía ver caras de emoción, curiosidad y nerviosismo a mi alrededor. La ropa iba sobrando conforme la plática avanzaba, y bueno, la verdad es que también había un calor infernal. Nos repartieron espejos para conocer nuestras vulvas y entré en un estado de crisis: mi vulva no se parecía para nada a la de las actrices porno. Afortunadamente, Alicia y otra amiga presente me ayudaron a calmarme y entender que era parte de una diversidad de cuerpos, y soltamos a reír cuando dijeron que mi vulva era totalmente “normativa”. También se nos repartieron balitas vibradoras (La bala vibradora, es un juguete sexual precisamente en forma de bala, cuya función es vibrar para ayudarte a estimular las zonas que tú decidas).  “para seguir la fiesta en casa”, como se leía en el flyer del evento.

“Técnicas de masturbación”, decía el título de la presentación que se proyectaba del otro lado del aula. Arriba, abajo, en círculos, tocando, sin tocar, alrededor, rápido, lento, adentro, afuera, un dedo, dos dedos, la mano, vibrando, sin vibrar, en línea recta… pausa para ir al baño… ¡¿cómo que no se trataba de sólo encontrar el clítoris y a darle?! La cantidad de técnicas era inimaginable, casi mágico.

Como especifiqué, este era un taller, así que pusimos manos a la obra. Me fui a una esquina, me alejé del grupo y me cubrí. La verdad es que me mataba de pena hacerlo frente a todas, a pesar de que todas lo estuvieran haciendo así, pero poco a poco me animé. Una hora de música e imágenes body positive nos acompañaron en el proceso. Y de nunca haberlo logrado antes, ¡pasé a ser uno de los tantos orgasmos de aquella tarde!

No hablo únicamente de un orgasmo físico, fue también emocional. Mi cuerpo, por primera vez en mucho tiempo estaba siendo realmente mío. ¡Tantas veces me sentí ajene a mi cuerpo antes! Cuando lo juzgaron, cuando lo maltrataron, cuando abusaron de él, cuando no se parecía al de los aparadores, las tantas veces que entró a cirugía por esos cólicos que me mataban… Mi cuerpo pasó de ser casa de vergüenza y dolor, a ser casa de placer, mi propiedad.

 

Una trinchera y quince mujeres fueron cómplices de mi revolución.

¡Un aplauso a nuestros orgasmos!

Ahora sí… ¡Manos a la obra!

 

 

Facebook Comments