Sobre sexo anal femenino

Hola, yo tengo una duda sobre sexo anal femenino, por lo que entiendo en el caso de los hombres el sexo anal es altamente placentero para quien recibe porque su «punto g» está en la próstata y por lo tanto es una buena manera de estimularlo (¿la única no?). Pero en el caso de las mujeres que tenemos el clítoris (en toda su estupenda formación) por otro lado, ¿qué se estimula? ¿se estimula algo? ¿puede ser realmente placentero? ¿hay otras medidas que tomar en cuenta?

Liz, 25

¡Hola, Liz! El sexo anal es una práctica muy, muy común y tiene todo el sentido del mundo pues el ano es una de la zonas del cuerpo que tiene más terminaciones nerviosas. De hecho, las prácticas más comunes suelen ser externas (tocar y lamer) y no penetrativas, porque aunque insertando algo se puede sentir muy bien, lo externo es súper sensible.  

Además, las sensaciones placenteras al estimular el ano están compartidas con el placer de los genitales gracias a nuestro querido “nervio pudendo” algo así como un 2×1. Y justo como tú lo mencionas, el ano es un punto de acceso a la próstata, y no solo a la masculina, sino también a la femenina. ¡Sí! ¡Las mujeres también tenemos próstata! Por otro lado, citándote nuevamente, el clítoris en toda su estupenda formación, se llena de sangre cuando estás excitada y se erecta, creciendo de tamaño y facilitando que pueda ser estimulado desde distintos puntos internos, por ejemplo, ¡desde el ano! Es por esto que mucha gente puede tener orgasmos a partir de la estimulación anal sin tocar los genitales.

Ahora, algunas medidas:

¡Conoce más sobre tu ano y cómo funciona en ti!

El ano es la última parte de tu sistema digestivo. En el interior hay dos esfínteres, el más cercano a la salida lo puedes controlar tu misma (intenta moverlo mientras lees esto, poquito hacia afuera… ahora hacia adentro). El otro esfínter interno sigue sus propias reglas, casi siempre está contraído pero se relaja para los movimientos intestinales.

Ahora toca conocer a mayor profundidad tu sistema digestivo. ¿Cuánto tardas en hacer un proceso digestivo completo? Comer cosas que salen “enteras”, como los granitos de elote o semillas de girasol sin masticar, es una buena de monitorearlo. ¿Con qué tipo de comida tienes heces más firmes y que dejen menos “rastro”? Pregunto esto porque suele ser una preocupación común

Medidas de salud

Si planeas compartir esta práctica con otra persona es una excelente opción que ambxs se hagan exámenes. Aunque en la práctica anal hay pocas posibilidades de embarazo, los riesgos de contraer alguna ITS se aumentan. Por ejemplo, el sexo anal es la conducta con mayor riesgo para la infección del VIH pues el tejido del ano es muy absorbente  y frágil por lo que puede haber desgarre. También es posible la infección del VPH y la del Hepatitis A, esta última pues se puede contagiar del ano a la boca si hay presencia de heces infectadas.

Para prevenir una excelente idea es el condón. Puede ser un condón masculino para dildos, juguetes o penes (recuerda que si usas algún juguete que tenga una base para que no se te resbale hacia el recto). Puedes usar dedales… para los dedos y condones femeninos para dildos más grandes. El ano por sí solo no lubrica, así que para tener una práctica más segura y placentera te recomiendo tener a la mano lubricante de agua o especial para sexo anal como de silicona (aunque no es obligatorio comprar uno especial).

Preparación y consentimiento

Te recomiendo que si apenas vas a iniciar lo hagas tú sola. Comienza por conocer tu ano: cuando te estés bañando límpialo conscientemente. Al inicio se podrá sentir raro, pero después de varios intentos la incomodidad pasará.

Respira y revisa cómo te sientes. Si algo no te gusta, detente.

Una vez que estés lista y si es lo que quieres, intenta penetrar. Encuentro tus propios límites, no importa si no estás pensando hacerlo en pareja, es muy importante saber cuándo necesitas más precaución o cuando debes detenerte.

¡Lo chido del sexo anal es que todxs pueden hacerlo! Todxs tenemos ano así que todxs podemos recibir y dar placer.  Aunque generalmente está cargado de estereotipos la verdad es que puede ser una práctica muy placentera, incluso subversiva, para cualquiera que sienta curiosidad y ganas de hacerlo. Todavía hay un montón de temas respecto al sexo anal que puedes seguir investigando (o preguntándome) como los enemas, cómo comenzar la penetración, comunicación durante la práctica compartida, entre otros. Espero haberte guíado un poco y ¡mucho éxito a ti y a tu ano!

 

JAURÍA TE AYUDA A RESOLVER TUS DUDAS SOBRE SEXUALIDAD. ENVÍA TU PREGUNTA A CURIOUSANT@JAURIAMAG.COM TUS DUDAS SIEMPRE SERÁN RESPONDIDAS, Y SI TU PREGUNTA ES PUBLICADA CUIDAREMOS TU ANONIMATO COMPARTIENDO SOLO UN PRIMER NOMBRE Y EDAD.
Facebook Comments